Lesiones más comunes para los corredores Parte III

Lesiones más comunes para los corredores Parte III

Con esta tercera entrega concluimos, aquí igualmente te mostraremos más lesiones que puedes sufrir si practicas deporte de manera constante, además de métodos y consejos de cómo prevenirlas

 

Síndrome de la banda iliotibial.

Esta es una de las mayores causas de dolor en la parte lateral de la rodilla en corredores y es causada por el uso excesivo de los tejidos blando en la parte delantera de los muslos y el roce que tienen estos con la cara interna de la rodilla al producirse la flexión de esta. Esto causa irritación si subes demasiado rápido la distancia que corres sin estar debidamente preparado.

¿Cómo prevenirla?

Al ser una lesión por sobre uso, es evidente que la prevención de esta se basa total y enteramente en saber tus capacidades y límites de estas. Correr demasiada distancia demasiado pronto puede causarla muy pronto de igual forma. Lo mejor es correr e incrementar las distancias gradualmente, y un consejo práctico es organizar rutas en donde las vueltas que hagas se intercalen entre derecha e izquierda, algo que pocos se percatan es que si su rutina doblan siempre a la derecha, por ejemplo, el desgaste que lleva la rodilla siempre irá hacia ese lado causando una disparidad y llevando a esta lesión.

 

Fractura por estrés.

Si, cualquier lesión que incluya la palabra fractura es cosa aún más seria. Estas se llevan a cabo por el desgaste continuo aunque pequeño de una zona en específico. Existen dos vías que llevan a este fin: el desgaste proveniente por deficiencias congénitas o degenerativas, como la osteoporosis en donde el corredor tiene una deficiencia ósea, o el desgaste causado por el uso excesivo o sobrecarga du algún hueso, causando la fractura de este.

¿Cómo prevenirla?

SI un corredor tiene problemas congénitos debe de tratarse tomando suplementos que mejoren específicamente su deficiencia en calcio, y no excederse en el trabajo que le mete a estas zonas. De otra forma el corredor común con simplemente regirse a un esquema de trabajo monitoreado y planeado para incrementarse gradualmente bastará para mantener fuera de posibilidades esta lesión.

 

Como habrás podido notar, todas las lesiones, al igual que las anteriores mostradas, se pueden evitar con calentamiento propio adecuado, usado el calzado idóneo para tus condiciones y el terreno en donde realizaras tus caminatas y sesiones de correr; y siguiendo un régimen controlado en donde se incremente la carga de manera gradual en donde no se realicen actividades de esfuerzo desmedido y repentino.

En caso de lesión, es preferible asistir a algún grupo médico especializado en biomecánica, ya que ellos se enfocan más en lesiones de deportistas y sabrán tratar perfectamente con este tipo de lesiones.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *