Las lesiones más comunes para los corredores Parte I

Las lesiones más comunes para los corredores Parte I

Existen muchos tipos de lesiones, pero las que más afectan a los corredores en general son las mismas. Causadas por males que se pueden controlar y prevenir si se está en todo tiempo atento de lo que se realiza y como se realiza.

Rodilla de corredor.

La condromalacia patelar o conocida comúnmente como “rodilla de corredor” es una enfermedad que genera un desgaste de la superficie del cartílago de la parte trasera de la rótula (la capa de la rodilla). Este es un mal que genera dolor constante, por etapas y de manera ambulatoria, es decir, hay veces que duele y hay veces que no. Puede variar pero siempre representa un riesgo de lesión. Casi el 40% de las lesiones de los corredores son lesiones en la rodilla. Y es muy común debido a que la mayoría del impacto que se genera al correr recae en la rodilla, de ahí la importancia de usar un calzado adecuado.

 

¿Cómo prevenirla?

La manera recomendada por fisioterapeutas es que al correr re reduzca el tamaño de la zancada y se aterrice con la rodilla ligeramente doblada, esto puede conllevar una reducción de más del 30% de la carga en esta área. Evidentemente calentar antes de cualquier ejercicio ayuda, pero es necesario evitar sobrecargar esta zona, un consejo practico es fortalecerla, contando pasos cada minuto y agregando un 10% de pasos cada minuto en cada rutina. Al subir el trabajo de manera gradual se volverá un poco más resistente y aguantara cambios bruscos sin tanto riesgo de lesión.

Tendón de Aquiles (Tendinitis).

El tendón de Aquiles se encuentra en la parte trasera de la pierna y se extiende hasta la parte trasera el pie y la tendinitis es la inflamación del tendón en esta parte. Representa el 25% de las lesiones entre corredores y de entre estos las mujeres son las que más sufren esta lesión. A partir de los 30 años existe un desgaste natural en esta zona que hace aún más proclive esta lesión para los corredores.

 

¿Cómo prevenirla?

Al correr es preferible caer con la parte del frente del pie, y luego apoyar gradualmente el resto en lugar de caer con el talón disminuye en gran medida los riesgos de sufrir esta lesión. Existe calzado deportivo que promueve esto. Además de que de esta forma se logra un mejor desempeño al correr.

Si ya sufres de esta lesión lo recomendable es utilizar calzado bajo, y en el caso de las mujeres evitar totalmente los tacones altos, esto agravaría la lesión.

 

Como habrán podido notar, todas las lesiones se pueden evitar con calentamiento propio adecuado, usado el calzado idóneo para tus condiciones y el terreno en donde realizaras tus caminatas y sesiones de correr; y siguiendo un régimen controlado en donde se incremente la carga de manera gradual en donde no se realicen actividades de esfuerzo desmedido y repentino.

En caso de lesión, te recomendamos que nos visites en nuestra clínica, estamos especializados en biomecánica, y sestamos acostumbrados a tratar con este tipo de lesiones.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *